martes, 17 de mayo de 2011

AGUA DE LA REINA DE HUNGRIA

Hacia mediados del siglo XVI, la reina Isabel de Hungría estaba desesperada. Tenía 72 años, había enviudado y deseaba contraer segundas nupcias. Pero ¿quién podía ser capaz de amar a una mujer marchita, arrugada, enferma de gota y semiparalítica?


Cuenta la leyenda que entonces se le presentó un ermitaño, portador de una receta maravillosa capaz de curar todos sus males y devolverle la belleza y la juventud perdidas. La reina confió en él, siguió el tratamiento prescrito y, unos meses más tarde, aliviada de su gota y sus resfriados, reducidas las arrugas y recuperada su juventud, se casó con un noble vecino.



Desde entonces, la maravillosa poción lleva el nombre de “Agua de la Reina de Hungría”.


Este famoso preparado de tintura de romero, debe madurar y macerar. Sus ingredientes naturales: agua de rosas, aceites esenciales de salvia, romero, lavanda, cedro, naranja, limón, azahar, menta y rosas, y una parte de alcohol.



Favorece la circulación sanguínea. Estimula, depura y drena la piel, con lo cual la rejuvenece y la mantiene con un agradable frescor. Con un perfume elegante y extraordinario aroma. Es un buen complemento para tratamientos adelgazantes y reafirmantes.



Un agua de baño estival muy refrescante, excelente tónico para la piel, e incluso un desodorante suave.


Puedes utilizar el agua reina de Hungría tanto después de la ducha, con la piel ligeramente húmeda, y/o antes de aplicar cualquier aceite o mezcla de aceites, para favorecer una activación completa de la microcirculación (ya que es un excelente tónico natural), o bien antes de aplicarte una mezcla de aceites tratantes (anticelulitis, busto perfecto, adelgazante, etc.) sin ducha previa, así preparas la piel. En ambos casos es un excelente preparador con acción tonificante y permite y favorece la penetración de los aceites ampliando su efectividad.



14 cucharadas de romero fresco picado
10 cucharadas de menta fresca triturada
11 cucharadas de pétalos de rosa frescos triturados
3 cucharadas de ralladura de naranja
4 cucharadas de ralladura de limón
7 cucharadas de flores de azahar frescas trituradas
10 cucharadas de lavanda fresca triturada
11 cucharadas de salvia fresca triturada
14 cucharadas de hojas de cedro fresco triturado
½ litro de alcohol natural


En un tarro hermético de cristal dejar en remojo todo por dos semanas en un lugar oscuro.



Pasado este tiempo, filtrar con tela, escurrir y exprimir bien.


Embotellar y guardar otras dos semanas en oscuridad para que madure la mezcla.


Bendiciones!