lunes, 1 de agosto de 2011

HECHIZO PARA ADELGAZAR CON VELAS DE LIMÓN CONTRA LA OBESIDAD

Las cualidades del limón son muchas y muy variadas.



Es una fruta curativa por excelencia. Un antioxidante natural que se utiliza para el mejoramiento de la piel. Es depurativo y desinfectante. Disminuye la viscosidad sanguínea, combate el colesterol y la hipertensión. Ayuda a eliminar el ácido úrico, alivia el reuma y la artritis, quema las grasas, carece de calorías, contiene vitamina C. Previene resfriados, anginas, afecciones febriles.



Dado su carácter desinfectante puede utilizarse para purificar el agua que se toma, agregando a la misma un buen chorro de limón. Es un condimento natural. La cáscara limpia las manos.



Es un blanqueador: transforma lo que toca en una milagrosa mejoría.

Son tantas las virtudes de esta fruta como sus poderes mágicos. Por eso es que se emplea en zumo, semillas y cáscara en la confección de velas curativas. De ellas se desprende una energía muy positiva y estimulante para quienes quieren realizar una dieta y siempre fracasan en el intento.

Benefíciate con la energía transformadora de estas velas frutales, para que al realizar la dieta la voluntad no decaiga y se pueda llegar a un buen término en el régimen adelgazante que se haga.

El Ritual De Cada Día


Es recomendable hacer este ritual todo el tiempo que dure la dieta, y una vez concluida esta, hacerlo una vez por semana para el mantenimiento.

Las velas las debe confeccionar la persona que las va a usar, para ponerse más en contacto con la energía del limón.

Las velas de limón ayudan a entrar en armonía con uno mismo al realizar la dieta al tiempo que ayudan a depurar el cuerpo y el espíritu.

Se debe encender la vela preferentemente por la mañana y estar en la misma habitación en la que arde la vela al menos tres horas diarias.

Se puede hacer también por la noche, y dejarla en el dormitorio.

Si la vela se termina se enciende otra, y los restos se tiran a la basura envueltos en un papel.

No hace falta empezar una vela nueva cada día, sino que se consumen según se vayan agotando.

Fabricación De Las Velas

Se necesita:

Planchas de parafina, una plancha para cada vela
1 pabilo o mecha para cada vela
1 limón

Toma la plancha y extiéndela. Pon el pabilo o mecha en el borde y empieza a enrollar.

A medida que se vaya ensanchando la vela rocía con unas gotas de limón. Desparrama el líquido por la superficie de la parafina y sigue enrrollando. Puedes incluir también semillas del limón o trocitos pequeños de cáscara. Continúa enrollando hasta que se termine la plancha.

Corta después la mecha hasta dejar un par de cms. para encenderla.

Bendiciones!